EL NIDO DEL CÓNDOR

Periodismo independiente por el desarrollo de Cundinamarca

Periodismo independiente por el desarrollo de Cundinamarca

Portada » Intendente de la Policía acusado de abuso sexual en Soacha

Intendente de la Policía acusado de abuso sexual en Soacha

by nidodelcondor.co

Walter Javier Martínez Melo, intendente de la Policía Nacional adscrito al Comando Especial de Soacha, fue acusado por dos auxiliares mujeres de la institución por haber abusado sexualmente de ellas. Las denuncias fueron radicadas ante la Fiscalía General de la Nación. La Policía Nacional se encuentra haciendo el respectivo acompañamiento a las auxiliares afectadas.

No obstante algunos familiares de las víctimas de abuso señalan a altos mandos de la Policía de presionar a las mujeres para que no hagan públicas sus versiones ante los medios de comunicación. Las propias víctimas aseguran que pueden haber más casos, pero no se han reportado por temor a represalias por parte de Martínez Melo, quien venía desempeñándose como comandante de los auxiliares bachielleres de la Policía.

Los nombres de las víctimas se omiten con el fin de proteger su identidad y su seguridad personal. La primera de ellas es bogotana. Su meta siempre fue hacer parte de la institución policial por lo que se enroló en la fuerza como auxiliar bachiller para esperar pronto ingresar en alguno de los cursos de incorporación.

Ya en el comando de Soacha, la mujer fue abordada por el intendente Martínez quien comenzó a hablarle en términos groseros y de doble sentido. Como Martínez Melo era el encargado de coordinar a los auxiliares bachilleres aprovechó su posición para presionarla con el fin de obtener favores sexuales mediante el ofrecimiento de permisos y otros beneficios.

Según la madre de la auxiliar, Martínez engañó a su hija para que se fueran a tomar algo junto con una compañera de ella por el sector de Bosa. Con la excusa de que no había nada abierto, Martínez y un compañero que iba con él llevaron a las mujeres a un hotel. Como ellas no accedieron a las pretensiones sexuales de Martínez Melo y su compañero, el intendente lo tomó a mal y comenzó a tomar represalias contra la auxiliar al extenderle su jornada laboral y quitarle beneficios previamente obtenidos. El maltrato psicológico y de palabra era evidente.

La situación de abuso sexual se dió en las instalaciones de la Policía. Un anoche la joven solicitó permiso para salir a las 9 pm. En ese momento Martínez Melo la tomó de un brazo y la llevó forzada al baño, donde la obligó a practicarle sexo oral. Después le ordenó que se retirara. La madre de la víctima está indignada porque la Policía no quiere ver el caso como una clara violación sino como un acoso laboral. En Medicina Legal no quedó constancia de acceso carnal violento pues no hubo penetración vaginal.

Los familiares de la auxiliar también denunciaron que compañeros de la víctima enviados por el intendente Martínez Melo le robaron el celular pusto que en él habrían pruebas del acoso al que venía siendo sometida la joven bachiller. La madre señaló que había hablado “con un general Gómez (el comandante de la Región Bogotá, Oscar Gómez), quien le pidió que no hiciera público el tema porque así era mejor para la investigación”.

La otra víctima, de quien también se protege la identidad, fue la joven auxiliar aque acompañó a la primera al hotel en Bosa. En su testimonio la víctima detalla conductas muy similares a las que sufrió la primera víctima y que también culminaron en que fue forzada a practicarle sexo oral al intendente Martínez Melo.

Una de las parientes de la segunda víctima afirmó que Martínez Melo investigó muy bien la vida de la joven, dónde vivía, con quiénes, sus contactos, todo con el fin de utilizar esa información para manetener en secreto el abuso. “Nosotros hablamos con un oficial del comando de Soacha y lo que nos dicen es que es mejor no alborotar el avispero y manejarlo solo con la institución. De lo contrario la investigación se puede enredar”, señaló uno de los familiares.

Por su parte, al preguntar a la Policía de Cundinamarca sobre el hecho, la respuesta que dan es un escueto comunicado. Lo único que se informa es que el funcionario ya habría sido apartado del cargo y que ya comenzaron a hacerse las indagaciones penales y disciplinarias del caso. El siguiente es el facsímil del comunicado entregado por la Policía:

0 comment

related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: