CULTURA

Las Ferias, una plaza para el recuerdo

Plaza de Las Ferias

Hace 50 años esta plaza abrió sus puertas para instalar en la ciudad un lugar en el que podemos encontrar todo lo que necesitemos, desde víveres hasta hierbas sanadoras.

Por: Natalia Barona.

La atención  que nos brindaron las personas que trabajan en este lugar es muy peculiar, logran crear cercanía; nos sorprendió la habilidad que tienen para hacerlo sentir a uno como un amigo o un familiar. En armonía con los colores, los sabores y el campo, inició el día más temprano que de costumbre.  Después de un aguacero mañanero nos fuimos a recorrer la Plaza de Mercado Las Ferias, una de las plazas más importantes del noroccidente de Bogotá, donde nos encontramos con personas que han cambiado sus horarios habituales para ejercer sus labores y brindarnos un servicio que ya no es tan común en la ciudad.

A pesar de que abren sus puertas a las 7 de la mañana, algunas de estas personas están en este lugar desde las 2 de la madrugada para recibir mercancías y ordenar su lugar de trabajo según lo que nos contó doña Carmen quien lleva ya 25 años trabajando en esta plaza.

La entrada a la plaza  nos cambió la representación de ciudad. El ambiente logró despertar en nosotras sensaciones que no en cualquier lugar podemos percibir. Esa mezcla de  guayaba, gallina, cebolla y pescado nos transportan al pueblo y a los recuerdos que tenemos de nuestras visitas a esos lugares.

Hay de todo como en toda plaza, pero lo que hace distinta esta plaza a las demás, es la tranquilidad que brinda el lugar. Es inusual  ver a la señora gritando de una esquina a otra, al muchacho agitado cargando bultos de papa y a las jóvenes ofreciendo jugos a todo aquel que se cruce frente a ellas es esta plaza. Por el contrario, en la Plaza de Las Ferias encontramos personas que pueden hablar en un tono moderado, puestos ordenados  y trato cordial. Cosa que cambió por completo nuestra idea de plaza. La idea de encontrarnos con personas sucias y poco amables.

Nos tomamos el atrevimiento de preguntarle a alguien sobre qué debíamos probar de la plaza y también como excusa para ir conociendo y observando el comportamiento de los trabajadores; nos enviaron a tomar jugos donde Florecita. Costó decidir el sabor del jugo ya que ofrece toda clase de frutas, además de la invitación a beberlo en agua o leche. Incluso podiamos mezclar frutas. Entonces nos decidimos a pedir un jugo de guanabana en leche y otro de gulupa. Tuvimos una buena impresión al ver que nuestro jugo estaba haciéndose con frutas recién llegadas del cultivo. Por supuesto, no faltó la ñapa. Después de probar esa delicia estamos seguras de que volveremos a probar más cosas en esa inmensa fuente de colores, olores y sabores: la plaza de Las Ferias.

Somos un grupo de comunicadores sociales y periodistas dedicados a la difusión de información concerniente al Departamento de Cundinamarca y su relación con el mundo. Con estudios posgraduales en política y educación, este equipo garantiza la calidad de la información y el tratamiento de nuestras fuentes. Somos El Nido del Cóndor, un periodismo para el desarrollo del Departamento de Cundinamarca. nidodelcondor.co

0 comments on “Las Ferias, una plaza para el recuerdo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: